Beneficio, Inductores del beneficio, Margen, Optimización de ingresos, Pricing, Umbral de Rentabilidad, Ventas

¿Cómo reaccionar si la competencia baja los precios?

Sí, ya sé lo que está pasando todos los días. Todos los involucrados en la operación comercial comienzan a exclamar que estamos fuera del mercado y que así no se puede vender, que tal cliente nos a amenazado con no comprarnos más ese productos y que no se podrá hacer la cuota. Cualquiera que haya estado en ventas puede recordar haber dicho estas cosas o -al menos- haberlas pensado. Son muy humanas, pero no obedecen a la lógica. Si cada vez que un competidor baja el precio todos hicieran lo mismo, ya no habría mercado competitivo, sólo un comercializador único a precios de monopolio.

En primer lugar, nadie clama con tanta intensidad algo así como: “Nos vamos a forrar vendiendo” cuando estamos más baratos que la competencia, por eso decía que es una manifestación humana y subjetiva. En muchas empresas, los empleados, no se percatan de la importancia del mantenimiento del margen y de la importancia para ellos de que siga saludable.

En primer lugar, si nuestro principal competidor o uno importante baja el precio de un producto clave, lo primero que hay que hacer es analizar la situación y no ponerse nervioso. Reaccionar sin pensar sería nuestra perdición, en esta ocasión o en otra próxima.

Ya hemos comentado en algunas ocasiones que ver el mercado como un todo es un gran error. El mercado tiene sus segmentos con comportamientos diferenciados y no se puede hablar de un producto/precio para el mercado sino para cada uno de sus diferentes grupos de clientes. esta es la primera reflexión que hay que hacer.

La posición base lógica es no responder con una reacción bajando nuestro precio, hay cuestiones que van desde la psicología de precios como de la propuesta de valor que así lo recomiendan. Los compradores saben que muchas reducciones de precios obedecen a una reducción del valor aportado -aunque no siempre, claro está-, por lo que hay que revisar sin las posiciones respecto al valor de lo ofertado sigue siendo la misma. Es mucho peor cuando un competidor lanza un producto de menor precio y más valor para el cliente, es eso no hay discusión. Las reacciones deben ser diferentes, aunque siempre tras el análisis adecuado.

El análisis What-if no allanará el camino para vislumbrar lo que nos puede pasar si mantenemos el precio y qué nos pasará si lo bajamos. Piense bien sus respuestas, no vaya a ser que baje el precio y encima no venda más para mantenerse como estaba. Haga cálculos y determine las consecuencias de no reaccionar o reaccionar con una reducción de precios.

Las guerras de precios -aunque sea a nivel local- suelen ser un juego de suma negativa, todos perdemos a la larga y, sólo aquellos jugadores que tienen un gran dominio del mercado con un producto estrella con costes dominados, le pueden sacar alguna ventaja.

No olvide nunca que volumen y coste siempre mantienen una relación. Si existe algún coste evitable por el aumento de ventas debido a un menor precio, debe incorporarlo al análisis y viceversa.

Guerras de precios que te interesan: el Umbral de Rentabilidad incremental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .